Posteado por: Cotonito | 18 junio 2009

Desorden y orden: el montaje alternado

Otto y Ana

Otto y Ana

 Diversos son los recursos y aspectos técnicos del lenguaje cinematográfico. Muchos muy parecidos a la fotografía, la literatura y el teatro, actividades desde las que surge el séptimo arte. Diferentes planos, ángulos, movimientos de cámara, encuadres, plano, escena, espacio, fotograma, entre otros. Pero, en esta ocasión, más que prestar atención a los aspectos más específicos de la creación, nos referiremos a uno más central: el montaje cinematográfico.

Toda creación fílmica es una narración. Y como tal, funciona exactamente como en una novela: narrador, espacio y acción. Así también –como en una novela- existe una disposición de los sucesos, con la única diferencia que todo lo que acontece debe ser resumido en hora y media de producción, es decir, en el argumento. Cada argumento es una historia, sin embargo, las historias no necesariamente son argumentos. Esto implica que cada argumento cinematográfico es una décima, milésima parte de una historia: lo que se ve en pantalla corresponde a lo que el director selecciona desde el momento en que –a su juicio- se rompe el precario equilibrio de la vida de los personajes.(Como definen los especialistas el momento de inflexión que significa una película)

De esta narración, sin lugar a dudas, es el montaje uno de los aspectos más importantes del cine, puesto que en él recae el resultado final de la película. Es la conclusión de la película como creación artística. Dicho concepto puede ser entendido de dos maneras: una, la disposición que tienen los objetos y las personas en el cuadro de la escena. Y la segunda, y bastante más compleja, la manera en que se ordenan, en que se disponen, las escenas. Es el resultado final de la película. Cómo lo vemos concatenado en la pantalla grande de la sala de cine.

Los montajes pueden ser: clásicos, paralelos o alternados. Siendo el más complejo el montaje paralelo. Montaje del que es un muy buen ejemplo el film español ‘Los amantes del círculo polar’ (1998). En este tipo de disposición lo fundamental es que confluyen dos o más acciones en tiempos y espacios distintos, entendiendo el segundo como la situación mental y emocional de los personajes, y no el lugar físico donde suceden los hechos.

En este sentido la creación de Julio Medem es una brillante expresión del montaje alternado. Es más, en esta película la narración está a cargo de dos narradores con perspectivas completamente diferentes: Otto y Ana. Protagonistas del film y pareja central de esta vibrante historia de amor. La principal característica del este montaje alternado es la particular utilización de los tiempos: dentro de cada segmento (que además está rotulado como ‘Otto’ o ‘Ana’) existen tres tiempos distintos: presente, pasado y pasado más pretérito.

Para no arruinar la expectación del film, nos referiremos a la primera secuencia del mismo. Cuando Ana y Otto se conocen tienen ocho años y sus colegios son vecinos. Durante esa secuencia aparecen escenas de Otto a los 25 años, (imágenes del final del argumento) él mismo a los ocho, y en un momento que había sucedido con anterioridad, pero aún cuando tenía 8 años. Esto contribuye a entender la historia de amor entre ambos personajes, pero tanto salto entre un momento de la historia y otro podrían confundir, y aún, no lo hacen.

Esto porque cada paso al pasado y al futuro sirven para explicar los distintos espacios de Otto y Ana. Cuando ellos se conocen sus emociones y grados de madurez eran muy distintos. La vida los había golpeado a ambos con situaciones difíciles de manejar para un niño, y los dos los habían enfrentado de maneras diferentes pero con gran sabiduría. Ambos han perdido algo y viven ese proceso de reflexión. Ambos están tristes y se sienten solos, viven el mismo duelo. Existe entre ellos una relación dramática, diferente aún cuando subsisten sin conocerse. Están dentro de un círculo y en algún momento sus caminos se encontrarán de una u otro manera.

Esa es la característica del montaje alternado: narrar acciones (en este caso las vidas, separadas, de Otto y Ana) en tiempos y espacios diferentes. (Presente y pasado de los personajes, y sus situaciones emocionales, que aunque distintas, los unen) En este caso se suma la narración de Ana y Otto, por lo que no es extraño que los mismos sucesos no se muestren de idéntica manera: si los niños están relatando su propia manera de ver los hechos, entonces es evidente que deben existir diferencias, aunque sutiles.

Este montaje alternado, alternado porque se pasea de ida y regreso entre narraciones diferentes, con emociones y estados distintos pero que se relacionan de alguna manera. Se ha convertido en una de las mejores creaciones españolas del cine contemporáneo. Un film absolutamente recomendable. Romántico, esperanzador, pero triste y sombrío a la vez. No se arrepentirá de verlo, pero fíjese en la disposición de los sucesos ante sus ojos y será capaz de entender la capacidad tras las manos del director que logra organizar un argumento en el más absoluto desorden.

Posteado por: Cotonito | 10 junio 2009

Rosebud: el secreto mejor guardado de Welles

Orson WellesNominada a 9 premios Óscar para la premiación de 1941. Ganadora de Mejor Guión. Considerada dentro de las 100 mejores películas de la historia, para muchos la mejor. El hombre más polémico del mundo del Periodismo y uno de los genios de la dirección cinematográfica, convierten al “Ciudadano Kane” (1941) en una interesante creación audiovisual.

El film de Orson Welles se ha convertido en una obra maestra en cuanto a los aspectos técnicos que involucra. El Director rompió con todos los parámetros hasta entonces establecidos gracias a la libertad artística con la que había sido contratado para rodar. Las amplitudes de campo, encuadres nunca antes vistos, los ángulos en que la cámara es usada, paneos fuera de serie y la utilización de la música como marcadores de la trama, le han comprado un pasaje de entrada o los libros de la historia del cine.

La rapidez con que los planos y tomas se mueven la transforman en una película dinámica. Llena de misterios e historias por descubrir, mantienen al espectador extasiado, viviendo la vida de un personaje reconocido mundialmente. Incluso, a ratos, pareciera  tratarse de un documental sobre la vida de William Randolf  Hearst, más que una película hollywoodense. Y es que la manera en que Welles desarrolla el montaje, para la búsqueda de un secreto, mantiene en vilo, hasta al más escéptico de los auditores.

                La trama relata la historia del millonario magnate de las comunicaciones de los años 30. Pese a sus intentos por frenar su exhibición la película fue estrenada con éxito y con relativa aceptación de la crítica especializada. Una historia rápida y ágil, relata las peripecias de un hombre inteligente que construyó su negocio, poco ortodoxo para los profesionales de las comunicaciones. Un excéntrico que fue capaz de construir Xánadu una mansión de proporciones colosales para terminar sus días solo y pronunciando, inexplicablemente, la palabra “Rosebud”.william_randolph_hearst

Y en eso radica toda la atención y conflicto de la historia. Los intentos por descubrir qué significa la palabra mencionada por Charles Kane (Welles) se transforma en el leit-motive de toda la creación. La vida de Hearst transcurre ante nuestros ojos como una existencia notable. Lo hizo todo, lo conocieron todos, y se equivocó en todo. Un personaje querido y odiado, que personifica -notablemente- el propio director. Escena para el recuerdo será aquella donde ordena a uno de sus reporteros que envía imágenes sobre la situación en Cuba, arguyendo que en la sala de redacción se encargarían de llenarinventar– los espacios faltantes.

 Una película llena de usos de la época, tanto del cine como de la sociedad norteamericana, que abrió sus puertas para la llegada del reconocido empresario de las comunicaciones. Excesiva en todo, rítmica, llamativa, original. Es un imperdible del cine moderno. Realmente la calidad del montaje es indiscutible, no deja de sorprender. Quizás el mayor mérito de la realización sea el misterio que envuelve al magnate, que cuando ya ha sido develado tiene más impacto que al comienzo. Merecido galardón, aunque faltaron bastantes, probablemente por el desagrado que causan los genios transgresores a los ojos de los expertos. Claro que no hay que verla demasiadas veces para desencantarse: la impresión de los grandes secretos humanos sólo es poderosa cuando se viven una vez.

Posteado por: Cotonito | 3 junio 2009

Reporteo desde la cama

El pasado domingo, aunque resulte difícil de creer, tenía un muy buen panorama. Como toda fanática de los libros de la norteamericana escritora, Stephenie Meyer, me aprestaba a presenciar –via televisor-  la más reciente entrega de los premios MTV a  las películas del año. Es que Crepúsculo’, ‘Luna Nueva’, ‘Eclipse‘ y ‘Amanecer’ han capturado miles de fanáticas alrededor del mundo…me incluyo.

La cita estaba fijada desde hacía meses: el domingo 31 de mayo a las 21:00 horas. (hora local en Los Ángeles, Estados Unidos. Por supuesto) Pero hacía algunas semanas, el canal de la cadena internacional anunciaba que la premiación se transmitiría “en vivo” el jueves 04 de junio. Quise creer que se trataba, simplemente, de una retransmisión -con subtítulos- que la barrera idiomática obliga a programar: los gringos hablan –todos- en inglés, claro está…

Pero ¿por qué rayos ver una premiación para el cine, si hablo de literatura? Bueno, porque la directora Catherine Hardwicke(‘Thirteen’.2003), tuvo la misión de llevar a la pantalla grande la adaptación de ‘Crepúsculo‘, primer libro de la colección: Twilight’ (2008). El film fue nominado en 6 de las categorías, determinadas mediante la votación popular de fanáticos (vía telefónica o en internet). Los MTV Movie Awards, que se realizan desde 1992, buscan premiar a todas las creaciones que –cada año- quedan fuera de la nómina de los Oscar. Muy al estilo de la cadena, son espectáculos fastuosos, llenos de estrellas hollywoodenses y bizarras actuaciones.

Pasaron las horas y confirmé, consternada, que no transmitirían el show. Debo admitir que me sentía algo tonta y culpable, puesto que desde los 15 años que no veía uno de estos programas. Fue entonces que recurrí al maravilloso –y a veces no bien ponderado- internet. Haciendo caso de los consejos de la profesora de multimedial, me apresté a seguir la transmisión… como fuera.

Lo primero, revisar los principales blogs que siguen cada movimiento del cast de película. Letters to Twilight, Letters to Rob, Lauren’s BiteConfession of a TwighCrack Addict. Y los dedicados a cada acontecimiento que involucra la producción de la secuela, ‘New Moon’Newmoon MovieHis Golden Eyes– cuyo lanzamiento se anuncia para el 20 de noviembre de este año. Y es que los cerebrillos de Hollywood piensan en todo: 400 millones de dólares en recaudación, sus protagonistas en un explosivo estrellato, locura mundial colectiva…¡Hagamos otra película!

En estas páginas webs creadas por usuarios, sobre los más diversos temas, los autores plasman toda su capacidad creativa y reporteril para entregar información lo más actualizada posible. Post, (así se llama a cada artículo que suben a sus páginas) Imágenes de las estrellas y podcast. (Archivos de sonido o video creados para que el usuario pueda descargarlos o verlos cuando desee) Bueno, el asunto es que en ellos descubrí que se realizaría un ‘liveblogging‘ para seguir los premios, algo así como una ventana de chat donde los administradores de cada blog van subiendo información instantáneamente y comentando lo sucedido en el programa.

Después revisé cada sitio de chismes y celebridades de la televisión norteamericana: E! , People Magazine, US magazine, Just Jared, Perez Hilton, Celebrity Gossip , entre otros. El objetivo era buscar corresponsales que se encontrasen en el lugar de los hechos con un celular a mano para poder ‘Tweetear’. Y funcionó. Pude agregar a esta herramienta de microblogging, donde cada persona escribe lo que está haciendo en ese momento, a varias celebridades que se encontrarían en la alfombra roja, a los mismos blogs que ya seguía -a través de mi netvibes donde reúno todos los sitios que se actualizan y que me gusta leer- y a reporteros que debían cubrir el evento.

Tercero, me hice la pregunta clave ¿Podré ver la trasmisión de los premios en UStream? Y la respuesta fue inmediata. Un simple click me llevó a ver el recorrido de los famosillos hacia el teatro, de principio a fin. Este sitio, algo similar a YouTube, permite a usuarios de internet poner en la red videos de sí mismos, programas, secuencias, etc. Pero además se usa masivamente para transmitir programas televisados, en vivo, en su totalidad. Acercando, así, las transmisiones de televisoras de todo el mundo.

Pasaron los minutos y mi cabeza bullía con la información de blogs, twitter, Ustream y páginas webs varias. El show comenzó y gracias al liveblogging que seguía con precisión, logré llegar a la página donde se estaba transmitiendo por UStream, que tenía un nombre imposible de adivinar. Gracias a Twitter me enteré de que el actor de ‘Twilight’ –Robert Pattinson- no caminaría por la alfombra roja y logré ver las primeras imágenes de su llegada al teatro. Además de las copuchas propias de una transmisión en vivo y en directo: los vestidos, diseñadores, comentarios, entrevistas a medios varios, peleas, emociones, miradas entre supuestos enamorados y más, mucho más.

El problema fue que durante el momento pick de la noche – la primera transmisión de un tráiler de la película ‘New Moon’, recuerden que soy fanática – UStream, como era de esperar, colapsó. A todo esto había reunido un pequeño grupo de amigas seguidoras del fenómeno Crepúsculo, a quienes mantenía bien informadas. Gracias al liveblogging me enteré de otra página donde se estaba transmitiendo en vivo y alcancé a ver el final del clip esperado. Además Twitter me informó cuando éste fue subido a Youtube, 4 minutos después de su debut. Lo compartí con las muchachas y todas gritábamos de emoción.

El show terminó, ‘Twilight’ se llevó 5 de los 6 premios, y revisé algunas noticias y videos del backstage que no había alcanzado  a ver. La página de MTV se llenó de visitas, se puso lentísima por momentos. Los clips con los mejores momentos fueron publicados en menos de 1 hora de acabada la transmisión. Y yo me sentía más satisfecha que nunca: realmente internet es una herramienta de reporteo instantáneo. Imagínense que seguí desde mi cama un evento que sucedía miles de kilómetros de distancia, como si estuviera ahí mismo, en la alfombra roja. Probablemente hubiese sido mejor reportera que muchos periodistas, que no tenían idea a qué ídolo adolescentes entrevistar.

Finalmente debo reconocer 3 cosas: estoy vieja. Involuciono a pasos agigantados hacia mi época adolescente y profe tenía razón…las cuentas en todos los recursos de la red sirvieron, y mucho….

Les dejo mis momentos favoritos de la premiación!!

 

Posteado por: Cotonito | 20 mayo 2009

Taxi Driver: algo falta en la gran manzana

Taxi Driver. 1976

Taxi Driver. 1976

Con Robert de Niro como un atormentado taxista en una de las ciudades más peligrosas y cosmopolitas del mundo y una Jodie Foster irreconocible en su juventud; Taxi Driver (1976) es una película al más puro estilo de Scorsese: tramas oscuras y complejas unidas a tomas y planos curiosos sazonados con actuaciones casi perfectas y personajes sombríos.

La sociedad norteamericana post guerra de Vietnam, enmarca el desarrollo de este film: el fuerte racismo y el agotamiento de toda crisis marcan a cada uno de los personajes de la trama. Un delgadísimo de Niro se abre paso en medio de la gran manzana, ciudad que ha sido invadida por la pestilencia, la suciedad, la prostitución y la droga.

De noche, las calles, se convierten en su única compañía mientras gira el volante de su flamante taxi amarillo. Como esos de nuestros recuerdos, esos de las felices caricaturas de los sesenta. Mientras pasea por avenidas mojadas, repartiendo cuanto pasajero recoge, reflexiona sobre la “podredumbre” de Nueva York.

Entre tomas originales: retrovisores iluminados por las luces de la ciudad, primeros planos de edificios y protagonistas, y cámaras que siguen la ciudad desde el interior del taxi; la creación se caracteriza por la oscuridad –probablemente por la intención de reflejar un país dominado por tinieblas- y la creciente locura del personaje que la sostiene: Travis. (de Niro)

 Después de presentar las inquietudes de Travis y, por supuesto a Nueva York, el guión da un giro y se centra en la decepción que siente el personaje luego de que la mujer que ama lo rechaza. Dolor que se transforma en resentimiento creciente hacia la clase gobernante, y a su vez a la escoria de la sociedad. Curioso pero Travis odia tanto al candidato a la presidencia como al proxeneta de Iris.

Iris (Foster) se transforma en el elemento de desenlace del conflicto. La prostituta de 13 años, genera en Travis un sentimiento de protección que lo lleva a comprar armas, y bajar de peso. Así como a desarrollar una elaborada fantasía donde tiene un trabajo que hacer para el gobierno: matar al candidato presidencial.

 Entre las imágenes de Travis practicando con armas y entrenándose para cometer su crimen se descubren las debilidades y perversiones de un personaje totalmente complejo, un “llanero solitario en una sociedad marcada por los crímenes violentos. Un desenlace poco esperado, desde el momento en que se decide a ayudar a Iris, deja sabor a poco.

 Pareciera ser que algo faltó contar de la historia de este taxista. De quienes se involucran con él. De su crimen. Elevado a una categoría de héroe –la que seguramente no buscaba- termina una historia que no deja sentimientos de triunfo, sino más bien de que faltó algo. De que algo no se le ha contado al espectador. Pese a todo el film captura, y obliga recorrer emociones, con las imágenes de un Nueva York que definitivamente son para la memoria colectiva.

 

Posteado por: Cotonito | 13 mayo 2009

Reyes chilenos: soñar no cuesta nada

Que los viajes por el mundo han sido una constante en nuestra Historia no es mucha novedad. Ya desde la Antigüedad, el afán de reconocimiento propio, llevó a acarrear profesionales especializados en la redacción y descripción de los lugares y culturas que personajes como Alejandro Magno o Julio César, iban conquistando. Pero sería Marco Polo, en opinión de investigadores de los relatos de viajes -aunque con un alto grado de invenciones y fantasías- quien realizaría las narraciones más precisas sobre exótico y diversos lugares.

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas. El etnocentrismo y universalismo cultural han sido –probablemente- los únicos puntos negros que pueda señalársele a la inquietud humana del desplazarse por el mundo. Diversos países, pueblos o civilizaciones han sido víctima de discriminación por parte de culturas que se sienten superiores, incluso en nuestros días, aún hay naciones africanas que viven bajo el fuerte colonialismo de países desarrollados.

 Como mencionaría de Ryszard Kapuscunski en su artículo “Encontrarse con el extranjero”, hay tres maneras diferentes de encuentro con el otro: una es la guerra absoluta, donde ambos luchan por dominar al otro. Otra es el aislamiento, en el que una cultura “mejor” ignora a la otra por completo. La tercera, calificada como positiva, es la cooperación entre ambos pueblos.

Respecto de esto procesos las narraciones de viajes de conquista son herramientas vitales en la reconstrucción de la historia universal. Pero pocas veces nos hemos cuestionado cómo sería el mundo si todos los territorios descubiertos se hubiesen encontrado en igualdad de condiciones. O cómo sería la historia mundial si los emprendedores hubieran venido de América Latina y África, y no de Europa.

Imaginemos que Chile era tan avanzado como España cuando Valdivia llegó a Santiago. Que simplemente no éramos aventureros y que por eso no los habíamos descubierto antes. Don Pedro tendría que haber llegado a nuestro cabildo, o a la corte de los Reyes chilenos. Quiénes podrían ser… Lautaro y Fresia de Reyes, mientras Condorito se empinaba en hacer reír a la corte. El español haría una reverencia y pediría permiso para presentarse en nombre de los Reyes de España.

Lautaro con aire de desprecio accedería a escuchar a aquel hombrecillo que llegaba rodeado de ladrones y analfabetos… cómo sería esta extraña cultura que aparecía en las tranquilas casas del reino chileno. Después de horas de parlamento, Lautaro, decidiría iniciar la cooperación con la península Ibérica. Así las semanas pasarían y ambos pueblos aprenderían unos de los otros.

Valdivia recorrería las hermosas construcciones chilenas, y asistiría a universidades donde conocería los grandes adelantos de este país. Los meses pasarían y todo iría bien… hasta que un día cualquiera, mientras enseñaba a algunos españoles a leer y les hablaba sobre la existencia de Dios, Fresia descubriría que los recién llegados planeaban atacar las colosales edificaciones de la ciudad de Santiago. La corona española se habría revelado, querrían usar sus tierras como lugar de expansión geopolítica.

Un siglo pasarían en guerra. Incesantes avances y retrocesos a lo largo de nuestra franja de tierra, pero los reyes y ejército chilenos no se rendirían. Serían expertos en las recientemente inventadas armas de fuego. Pero los latinos no pretendían rendirse. La monarquía de Chile recurriría a la ayuda de sus amigos argentinos y peruanos, naciones tan experimentadas como la suya, y juntos lograrían erradicar la amenaza española de sus tierras.

Pero América del Sur no descansaría ante un intento colonialista tan despiadado. Realizarían una convención en la Casa Rosada, decidirían tomar todas sus flotas y unirse en el intento por conquistar y dominar a los europeos. La fecha sería fijada: el 12 de febrero de 1541 comenzaría el desembarco en las costas europeas. Se visualizaría una misión rápida y limpia: los españoles se doblegarían rápidamente ante el poderío de las naciones americanas.

La batalla sería campal y se prolongaría por más de lo deseado. Mientras combatían los nobles chilenos quedarían maravillados con las costumbres y ritos de los europeos. Admirarían sus construcciones, sus modales, sus costumbres, sus comidas… si incluso imitarían y traerían de vuelta muchos de sus platos típicos. Después de meses de intentos los chilenos, que encabezaban las tropas americanas, se sentarían en el trono español

Lautaro y Fresia no quedarían contentos con lo sucedido. Ellos no querían arrebatarles todo a los latinos, sino que querían que sus naciones se unieran para hacer esfuerzos conjuntos por mejorar ambas culturas, por nutrirse los unos de los otros. Entonces decidirían dictar un decreto real, en el que Chile y España establecerían su hermandad, que ninguno de los dos reinos intentaría dominar al otro.

Después de tantos días de enfrentamientos y de sangre derramada ambas naciones, y con ellas se sumaría toda Europa y América del Sur, lograrían la paz y comenzarían una etapa de crecimiento conjunto. Mientras que en América del Norte indígenas nativos correrían libres por los campos. Muchos años después navegantes chilenos llegarían a las costas de lo que llamarían Miami. ue

Así pasarían los siglos y Chile se convertiría en la primera potencia mundial. El respeto y admiración que manifestaría hacia cada pueblo, cada nación descubierta le ganarían el cetro de regente universal. Pero sin hacer abuso ni ostentación de aquello. Las culturas para ellos valdrían tanto como la suya. De todos los nuevos países podía aprenderse algo nuevo y los descendientes de Lautaro lo tendrían muy claro.

Mas, como diría un vecino compositor: “qué lindo que es soñar, soñar no cuesta nada…”. Quizás así sería nuestra historia si España no hubiese sido una cultura dominante. O tal vez hubiéramos sido iguales… hasta peor de lo que ellos fueron. Quizás hoy tendríamos armas nucleares y viviríamos amenazados por otros poderosos. La verdad es que de lo que pudo ser, pero nunca fue, nadie sabe mucho. Lo único importante es el ejemplo de estos “reyes chilenos”: todas las culturas son admirables y únicas en su especie, premisa que debe regir los viajes por el mundo. Toda travesía y encuentro que suceda, sin esta intención, no sirve. Aquello no sería verdadero espíritu viajero.

Posteado por: Cotonito | 29 abril 2009

“¿Va-al-Paraíso?”

 

 

 

Pequeño espacio. Poca luz. Madera en cada dirección que se mira. De pronto un temblor da paso al movimiento. La montaña se viene encima, mientras por la ventana transcurre el centro del Gran Valparaíso. Cuesta arriba, el entorno que todavía tiene algo de puerto, de inmigrantes, de magia.

Las calles son estrechas, angostas, rayadas. Todos los colores imaginables se reúnen en este escenario de antigüedad: casas viejas, descoloridas, raídas. Maderas rasgadas, barnices desteñidos, olores de antaño. Y una vista que sólo se encuentra aquí…el Cerro Concepción pareciera ser el retrato de otra época, otro mundo, otra historia.

 Aquí la luz se transforma. Las ventanas de colores, las rejas y postigos abiertos dan la sensación de vida, pero aquí no hay nadie más que la curiosidad de extranjeros que entre alemán, francés y portugués quieren decir que es un espectáculo maravilloso. Puertas navales, picaportes oxidados, anchas entradas, escaleras y el contacto con los dueños y señores de este cuento: los porteños.

Las escaleras, las subidas, las bajadas, los recovecos, los pasillos, los vidrios rotos y los gatos son de todos los días. Lo extranjero parece haberse colado, pero no hace siglos sino ahora: los hoteles y posadas, restaurantes y bed & breakfast están en cada esquina, en cada calle. Las tiendas de regalos ya no son exclusividad del centro y siempre están llenad de turistas ávidos de llevarse un poco de esta singular forma de vida.

Pero sabemos que esto es más. Que Valparaíso guarda mucho más que lo que se ve a simple vista: tras esas rejas, ventanas y puertas hay una vida que pasa inadvertida ante los ojos del visitante. Las subidas y bajadas de cerro han templado el carácter de quienes viven en este lugar. No es fácil vivir en el puerto, no debe ser simple encumbrarse todos los días como si de un volatín se tratara.

Sin embargo, esta ciudad es todo eso: subir bajar, convivir, un amasijo de gentes diversas, de costumbres opuestas. Una postal de ropas secando al viento de los grandes ventanales. Casas tan antiguas que hasta su aroma recuerda al pasado. Escaleras tan empinadas y eternas que es más fácil usar el ascensor. Ventanas en el piso como si se tratase de otro planeta, pórticos con adornos y diseños.

Y quizás todo ello sea lo bello, pero también lo primero en desaparecer. Cada día más, y sin que puedan evitarlo, este bello lugar se está convirtiendo en el célebre recuerdo de lo que alguna vez fue. Lo están recuperando –es cierto- pero quiénes lo están haciendo. Sólo sus dueños pueden hacerlo, sólo quienes conocen cada rincón de este lugar. Pero ellos no pueden hacer nada, se los comió la modernidad, los turistas los han invadido y aún así no quieren que les roben lo suyo, no quieren entregar lo que de una u otra forma construyeron, en fin, no quieren perder el encanto de llamarse… “¿Va-al-paraíso?”

Por algo Neruda lo amaba tanto….

Posteado por: Cotonito | 20 abril 2009

Jason Mraz, lo mejor de la semana

Mr. Jason MrazViernes 12 de la noche. Aburrida. Descubrimiento de la semana: una contagiosa canción que alguna vez había escuchado en la radio-. Video clip de un artista que, hasta aquí, parecía un curioso y atractivo muchacho. Necesidad de matar el tiempo. Un computador enfrente. Google y un programa para descargar música.

Con flojera tipeo las palabras claves: Jason Mraz. Y como normalmente hago, me transformé en una completa sociópata averiguando más sobre la vida de este cantante y compositor de lo que podía imaginar. En menos de 3 horas descargué –y escuché, peor aún- más de 50 canciones del neoyorquino y debo decir que se volvió una revelación. Casi como el mismo Dios me hubiese dicho: “Hija mía, escúchalo”.

Resulta que el muchacho -bueno, no tanto la verdad- de 33 años, nacido y criado en la Gran Manzana tenía, sin que yo supiera, tres discos a su haber, incluso había ganado un Grammy… Dónde estaba yo mientras todas estas cosas maravillosas sucedían: en un pequeñísimo país al sur del mundo.

Haciendo click en diversos sitios fui viajando por la historia de vida del artista: graduado de la carrera de Teatro Musical, de esos milagros de clases que inventan los gringos para talentos natos, decidió mudarse a San Diego, donde comenzó a trabajar en la banda de un conocido percusionista, tocando en pequeños bares de la movida bohemia de esa ciudad.

En el año 2001 se casa, se divorcia y comienza a trazar su camino artístico como solista. Firma -meses después- con la compañía Elektra Records y empieza a construir su primer disco. El asunto es que el músico, cuya carrera no comenzó hasta su cumpleaños 25, emprendió un rápido ascenso al estrellato: al lanzar “Waiting for my rocket to come” en el año 2002.

El álbum tuvo más éxito del esperado. Al menos en Estados Unidos y Europa, porque aquí en chilito, ni idea. Alcanzando disco de platino, que en el país del tío Sam representa el millón de copias vendidas. Con temas como “Remedy (I won’t worry)” y “Curbside Prophet” logró hacerse de un nombre en la escena musical norteamericana.

En julio del 2005 presenta al mundo su segunda placa: “Mr. A-Z”. Creación que debutó en el quinto lugar de los 200 discos del Bilboard. Pronto comenzaría a diversificar sus actuaciones: después de telonear para artistas como Alanis Morriset y los Rolling Stones realiza su primer concierto en solitario, nada más y nada menos, que en Singapur. Aumentando así su fama, por la calidad de sus presentaciones.

Con su disco We Sing, We Dance, We Steal Things” (2005) y su renombrada colaboración musical en la serie “Ugly Betty” (versión adaptada de la Colombiana ‘Betty la fea’) llega a nuestras radios con su sencillo “I’m Yours”, una manera de consagrar el amor que disfruta, que goza de la vida y que es más fuerte que muchas cosas…y se gana el corazón de muchas admiradoras, me incluyo.

La mezcla del clásico Rock & Roll, con reggae, hip hop, funk, jazz y hasta country arrojan como resultado un músico fuera de serie. De esos artistas que uno no se cansa de escuchar porque el único parecido entre una canción y otra es él mismo. O su voz, que además es capaz de pronunciar más palabras por segundo de las que cualquier humano imagino en su vida.

Después de revisar su sitio en internet, que por cierto tiene la novedosa idea de ser mantenido casi por él mismo, quien saluda con su propia voz a cada click que se haga, debo admitirlo: me convertí en groupie del señor Mraz. Sus canciones “If it kills me”, “You and I both” o “I’m yours” me tienen seriamente embobada. Y como si fuera posible es tremendamente atractivo…qué más se le puede pedir a la vida. A sí, que venga de gira a Chile y me dedique una canción…

Soñar no cuesta nada, cierto?

Posteado por: Cotonito | 15 abril 2009

Sensibilidad y obsesión en Venezia

Más que una creación cinematográfica. Lejos de todo dejo hollywodense, y utilizando muchas de las técnicas magistrales del cine, “Muerte en Venecia” (1971) es una declaración al mundo. basada en la novela de Thomas Mann, es una afirmación que realiza el director Luchino Visconti. Una confesión de sus más íntimas esperanzas y secretos.

                Personificadas en dos personajes: el profesor Gustav y Tadzio. El primero un director de orquesta y compositor de música clásica venido a menos, pero con la fama que le entregan sus días de gloria. El segundo un joven y bello muchacho miembro de una familia compuesta sólo por mujeres. (Rol que Viconti quería para su ahijado Miguel Bosé)  Su escenario, Venecia. Esa de fines del siglo XIX. Con sus trajes, costumbres y parajes, que el creador captura con espectacularidad.

                Ambos personajes se reúnen en el período de vacaciones. El primero para descansa y escapar, mientras el joven lo hace con la plenitud que entregan los pocos años de vida. Entre la amenaza de peste y personas que -sin relevancia- entran y salen de escena, Gustav descubre al niño en una cena cualquiera. Se deleita, se impresiona, se obsesiona. En pocos segundos su mundo cambia completamente: el abandono y la desolación se complementan con el amor, la admiración.

                Tadzio parece tan inocente: de notorios aires femeninos en su físico y en su actuar, es como si el Visconti plasmara su propia homosexualidad en el director de orquesta. Pero el pequeño no es tan ingenuo: provoca e instiga el sentimiento de su admirador. Casi sin darse cuenta la belleza y juventud de la que es portador se pasean ante un boquiabierto y conmovido profesor. Y lo que, bajo cualquier circunstancia parecería una perversión, simplemente se nos presenta como amor.

                Ese amor abnegado, dedicado, que admira, que desea,  pero que no alcanza. Ese deseo que tienen sólo aquellas personas que han conocido la belleza. Pero la maravilla no se codea con los mortales, no se acerca a quienes se embelesan, ni siquiera les dirige la palabra. La mayor interacción ente ambos son las miradas, y un leve cariño en la cabeza. Jamás hablan. Claro que se trata de un film que pareciera no tener diálogos, sólo están las imágenes. Es más cercano a una obra de teatro. Quizás por lo mismo, la sensación de lentitud: hay escenas que no pueden editarse, pero algunos tomas son demasiado extensas, movimientos de cámara demorados; perdiendo la oportunidad de adentrarse en el mundo interno de ambos personajes.

                Y es que el poema a la belleza, en que se transforma esta creación, no sólo está en Tadzio. Cada encuadre ha sido cuidado con la dedicación con que se vigila a un moribundo, cada acercamiento y alejamiento de cámara han sido pensados para transportar al espectador al estado de sopor propio de una tragedia griega. Para la memoria colectiva quedarán –sin duda- las imágenes finales en la playa veneciana: el mar, Tadzio, el atardecer y una cámara. Todo en un encuadre de ensueño.

                “Morte a Venezia” (1971)- creación ítalo-francesa– bien podría ser catalogada como road movie, donde lo que importa realmente es el cambio, el viaje de los personajes. Pero en este film lo que interesa es el amor, la relación perversa que existe entre lo que termina y lo que comienza. Efectivamente Gustav sufre una transformación,  pero es la obsesión por el muchacho lo que cambia, no él mismo, de ahí que la muerte en Venecia se vuelva tan comprensible.

                Esta película se construye en torno al amor abnegado y a las imágenes de la ciudad de las góndolas. Así también, la música completa la ausencia de diálogos, la falta de interacción y de personajes secundarios. La composición se vuelve un todo. Una visión, un sueño que tuviera alguna vez Visconti. Sin duda, la sensibilidad con que se enfrenta el film es digna de admiración: sólo un corazón agobiado y acostumbrado a contemplar el amor en otros, sería capaz de evocar tales emociones.

Posteado por: Cotonito | 10 abril 2009

Se viene! Se viene!

Jason Mraz

Jason Mraz

Gran descubrimiento que hice en una tarde de ocio…
Esta es su presentación oficial…
Gran cantante, gran compositor, gran músico.
Para quienes sigan a Jack Johnson…ÉL ES MEJOR!!!
Se viene su historia.
Posteado por: Cotonito | 8 abril 2009

No sé por qué, pero de Rugby. Primera

Este es, probablemente, un tema que jamás pensé en escribir. La verdad es que escribir sobre deportes no me agrada mucho, pero soy un poquito cabeza dura y me encantan los desafíos y seleccioné el peor de todos. Por lo demás tengo algunos intereses creados porque inexplicablemente, aunque no me llame la atención, mi entorno me obliga a tratar de entenderlo.

Primera declaración que tengo que hacer públicamente: aunque parecen sólo golpes, el Rugby es un deporte muchísimo más complejo de lo que aparenta (díganmelo a mí) Segundo: las personas que lo practican, porque lo he visto, realmente necesitan de una disciplina constante, incluso más que en otros deportes. Es tan exigente que un mal paso, o estar fuera de forma te puede costar un partido, un campeonato o alguna lesión grave. Tercero: yo no sé sobre Rugby, pero estoy intentando explicárselo a personas que –como yo- no tienen ni la menor idea.

El rugby es un juego en equipo nacido en Inglaterra cerca de 1820, por eso notarán que todos los términos son en inglés. Como dato rosa, empezó simplemente porque un jugador de futbol tomó la pelota en sus manos y comenzó a embestir a sus compañeros. La pelota es ovalada, por lo tanto, es balón, no pelota. Vamos aprendiendo…

Existen más de una modalidad de juego dependiendo de la cantidad de jugadores: pueden ser 15 ó 7. (‘fifteen o seven aside’) Básicamente son lo mismo, pero tiene variaciones de tiempo, espacio y formación, por razones obvias -7 no juegan igual que 15- pero me centraré en el de quince jugadores, porque es el que se juega en los mundiales que se realizan cada 4 años, igual que en el futbol.

El juego se divide en 2 tiempos de 40 minutos cada uno, separados por un entretiempo de 10 minutos… el tercer tiempo se juega fuera de la cancha y el equipo perdedor invita a una celebración al otro equipo, es bastante más común que en el futbol. El objetivo es simple: hacer más puntos que el equipo contrario, es decir llegar más veces a la línea del lado contrario de la cancha.

La parte física de la cancha es bien simple: césped, línea de “in-goal” a cada lado, (que no se llama gol, sino ‘try’) y un arco con forma de ‘H’, de bastante más altura que un pórtico de futbol. Ahora la formación y reglas del juego son demasiado complejas.

Las posiciones en la cancha se dividen como si fuese un ejército: por líneas, los que están más adelante y los que están atrás. (una suerte de arqueros, caballería e infantería que funcionan al unísono, en lugar de separados) De este modo, los jugadores se subdividen en tres partes: ocho ‘forwards’ (delanteros) un medio scrum y seis ‘backs’ (traseros). El ‘scrum’ es la primera posición de juego, donde se ubican los ocho delanteros y se abrazan enfrentando los hombros con los del equipo rival. En medio del scrum, en la primera línea ,se ubica el ‘Hoocker’ (taloneador) quien tiene la misión de pegar con el talón al balón cuando el medio scrum la arroja dentro del ‘túnel’. (Espacio entre los pies de ambos scrums)

Cuando el juego empieza lo que se busca es obtener la pelota (‘posición’) para ir avanzando en la cancha, desde donde se comienza, en dirección al arco contrario. Los pases se van dando, cosa curiosa, hacia atrás. De hecho se considera falta si algún jugador da un pase hacia adelante ( ‘pass-forward) o deja caer el balón hacia adelante (‘knock-on’) y se le da un scrum al eauipo rival, por lo que ellos arrojan la pelota al túnel.

Para los ‘tries’ o goles el jugador debe poner la pelota en el ‘in-goal’ :no se puede tirar. Las única veces que se ve a alguien patear el balón es porque ha realizado un ‘drop’ que es- además- la única vez en que se mueve el balón hacia adelante. Se le da un bote al balón y se patea buscando pasar por entre las 2 patitas de la ‘H’ del arco, o avanzar lo suficiente. Cuando se produce un ‘try’ el equipo que anotó suma 5 puntos y se les da la opción de patear hacia desde el lugar donde anotó hacia en línea recta en cualquier dirección hasta la mitad de cancha, de pasar la pelota entre los palos se suman 2 puntos más. (‘Conversión’) Generalmente se patea hacia el arco.

Evidentemente esto es bastante más complejo de lo que se piensa, así que continuaré en un próximo capítulo…todavía estoy tratando de entender este juego… yo misma… buscaré complementar con apoyo fotográfico para que facilite el entendimiento, que miren si ayuda!

Hasta la próxima…espero que estén entendiendo!

Older Posts »

Categorías