Posteado por: Cotonito | 10 junio 2009

Rosebud: el secreto mejor guardado de Welles

Orson WellesNominada a 9 premios Óscar para la premiación de 1941. Ganadora de Mejor Guión. Considerada dentro de las 100 mejores películas de la historia, para muchos la mejor. El hombre más polémico del mundo del Periodismo y uno de los genios de la dirección cinematográfica, convierten al “Ciudadano Kane” (1941) en una interesante creación audiovisual.

El film de Orson Welles se ha convertido en una obra maestra en cuanto a los aspectos técnicos que involucra. El Director rompió con todos los parámetros hasta entonces establecidos gracias a la libertad artística con la que había sido contratado para rodar. Las amplitudes de campo, encuadres nunca antes vistos, los ángulos en que la cámara es usada, paneos fuera de serie y la utilización de la música como marcadores de la trama, le han comprado un pasaje de entrada o los libros de la historia del cine.

La rapidez con que los planos y tomas se mueven la transforman en una película dinámica. Llena de misterios e historias por descubrir, mantienen al espectador extasiado, viviendo la vida de un personaje reconocido mundialmente. Incluso, a ratos, pareciera  tratarse de un documental sobre la vida de William Randolf  Hearst, más que una película hollywoodense. Y es que la manera en que Welles desarrolla el montaje, para la búsqueda de un secreto, mantiene en vilo, hasta al más escéptico de los auditores.

                La trama relata la historia del millonario magnate de las comunicaciones de los años 30. Pese a sus intentos por frenar su exhibición la película fue estrenada con éxito y con relativa aceptación de la crítica especializada. Una historia rápida y ágil, relata las peripecias de un hombre inteligente que construyó su negocio, poco ortodoxo para los profesionales de las comunicaciones. Un excéntrico que fue capaz de construir Xánadu una mansión de proporciones colosales para terminar sus días solo y pronunciando, inexplicablemente, la palabra “Rosebud”.william_randolph_hearst

Y en eso radica toda la atención y conflicto de la historia. Los intentos por descubrir qué significa la palabra mencionada por Charles Kane (Welles) se transforma en el leit-motive de toda la creación. La vida de Hearst transcurre ante nuestros ojos como una existencia notable. Lo hizo todo, lo conocieron todos, y se equivocó en todo. Un personaje querido y odiado, que personifica -notablemente- el propio director. Escena para el recuerdo será aquella donde ordena a uno de sus reporteros que envía imágenes sobre la situación en Cuba, arguyendo que en la sala de redacción se encargarían de llenarinventar– los espacios faltantes.

 Una película llena de usos de la época, tanto del cine como de la sociedad norteamericana, que abrió sus puertas para la llegada del reconocido empresario de las comunicaciones. Excesiva en todo, rítmica, llamativa, original. Es un imperdible del cine moderno. Realmente la calidad del montaje es indiscutible, no deja de sorprender. Quizás el mayor mérito de la realización sea el misterio que envuelve al magnate, que cuando ya ha sido develado tiene más impacto que al comienzo. Merecido galardón, aunque faltaron bastantes, probablemente por el desagrado que causan los genios transgresores a los ojos de los expertos. Claro que no hay que verla demasiadas veces para desencantarse: la impresión de los grandes secretos humanos sólo es poderosa cuando se viven una vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: